MasMusculo Sevilla Este

From the Blog

Los problemas hepáticos

[email protected] a nuestra entrada semanal para conseguir hábitos saludables. Esta semana vamos hablar de los problemas hepáticos.

El hígado es el órgano con las funciones más variadas y amplias de nuestro organismo y es fundamental para el almacenamiento y metabolismo de nutrientes y vitaminas.

El daño hepático puede no dar síntomas hasta fases muy tardías, por lo que es importante preservar su función antes de que sea demasiado tarde. En los casos de insuficiencia hepática terminal, cirrosis o hepatitis tendremos que seguir las pautas dietéticas que nos recomiende nuestro médico.

Una de las lesiones más frecuentes es la de hígado graso. El hígado graso se asocia comúnmente con el consumo habitual de bebidas alcohólicas y/o con la obesidad por consumo excesivo de grasas y azucares.

 

La alimentación en el caso de que existan problemas hepáticos debe cumplir en términos generales los siguientes objetivos:

  • Evitar totalmente el consumo de bebidas alcoholicas
  • En caso de sobrepeso u obesidad, reducción ponderal hasta peso saludable. (Peso saludable índice de masa corporal entre 19 y 25)
  • Asegurar un aporte adecuado de nutrientes y vitaminas, con especial atención a las vitaminas del grupo B, vitamina A y D y minerales como el cinc y el selenio
  • Evitar los alimentos excesivamente grasos

Alimentos permitidos

  1. Lácteos: leche desnatada, yogures, quesos con menos del 40% de materia grasa
  2. Huevos: No más de dos yemas por semana
  3. Bebidas: Infusiones y zumos naturales de frutas
  4. Farináceos y cereales: Pan blanco o integral fresco, arroz, pasta sin huevo
  5. Proteínas: Carnes magras, pescado blanco y azul (preferiblemente fresco o en conserva natural) pollo y pavo sin piel.
  6. Frutas y verduras: Todas. El aguacate debe consumirse con moderación
  7. Postres y dulces: Aquellos que no lleven grasa como sorbetes, compotas y mermeladas.

Alimentos con moderación en caso de sobrepeso

  1. Grasas: no más de tres cucharadas al día para cocinar o aliñar los alimentos. Preferiblemente aceite de oliva virgen extra

Alimentos no recomendables o de consumo limitado

  1. Lácteos: Leche entera, nata y crema de leche, postres lácteos, quesos con más del 40% de materia grasa
  2. Bebidas: Todas las bebidas alcohólicas.
  3. Farináceos y cereales: Panes con huevo o con grasa, panes con queso o fritos, pasta con huevos.
  4. Proteínas: carnes grasas, costillas de cerdo, carne picada ya envasada, manitas de cerdo, embutidos, la piel de las aves de corral, gallinas para caldo, pato, ganso, conservas de pescado en aceite, especialmente si no es de oliva.
  5. Frutas y verduras: Aguacate con moderación
  6. Postres y dulces: pasteles, tartas, galletas, helados y cualquier postre industrial o que contenga grasa de cualquier tipo, salvo que se haya preparado especialmente usando las cantidades de grasa permitidas.
  7. Grasas: No más de tres cucharadas al día para cocinar o aliñar los alimentos. Preferiblemente aceite de oliva virgen extra.
  8. Frutos secos: No más de 5 al día. Crema de cacahuete.

Modificaciones en la dieta en patología biliar

Es poco frecuente que haya que modificar la dieta en caso de patología biliar. La mayoría de las personas con colelitiasis (piedras en la vesícula) no tienen síntomas y no hay razón objetiva para restringir de forma drástica el consumo de grasa, aunque es conveniente que sigan las mismas recomendaciones que proponemos para las personas con problemas hepáticos. En caso de cólicos o dolor deberán acudir a su médico, ya que se suele tratar de una patología quirúrgica.

 

Bueno [email protected] pues espero que os sirva la información y si tenéis algún amigo/a o familiar con esta patología poder ayudarlo.

Como podéis ver la salud esta en nuestra despensa, así que ya sabéis alimentación saludable y práctica deportiva son nuestros 2 aliados para rendir y sentirnos bien.

Nos leemos la semana que viene con más consejos saludables.

Antonio Martínez – Asesor deportivo

 

 

Have your say