MasMusculo Sevilla Este

From the Blog

Una mente sana ayuda a perder peso

El control de peso sería fácil si únicamente comiésemos para saciar el apetito por necesidad fisiológica. Sin embargo, existen problemas psicológicos que subyacen a la ingesta inadecuada de alimentos y que conllevan una mala conducta alimentaria. Así por ejemplo en muchas ocasiones comemos para cambiar nuestro estado de ánimo.

De hecho los alimentos ricos en grasas y azúcares mejoran a corto plazo el estado emocional y producen una cierta relajación y bienestar. Por otra parte aunque se piensa que perdemos el apetito cuando estamos deprimidos o estresados a muchas personas le ocurre justo lo contrario. Parece que el comportamiento alimentario está muy influido por el estado emocional.

Además hay determinadas actividades que hemos asociado al acto de comer, como ver la tele consumiendo algún aperitivo, las reuniones sociales, donde ofrecer algo de picar forma parte de nuestra educación o cuando vamos al cine y compramos palomitas.

Ahora vamos a exponer 4 preguntas frecuentes;

1 – ¿Qué momento es el más critico en una dieta?

  • Las vacaciones son uno de los períodos más críticos para quienes están cuidando su peso. El tiempo libre permite el descanso, relaja y es saludable, pero a determinadas personas la predispone a trasgredir los límites que se han puesto con la comida durante todo el año. Por eso, un buen desafió es proponerse simplemente mantener el peso actual. Con eso podemos darnos por satisfechos y retomar la intensidad después del verano.

2 –  ¿ Qué papel juega la autoestima en una dieta de adelgazamiento?

  • En la mayoría de los casos de obesidad, el exceso de peso es a menudo determinado por un problema psicológico y de falta de autoestima. Tener una buena imagen de sí mismo hace que sea más fácil perder peso y lograr el objetivo

3- ¿ Es bueno que, de vez en cuando nos demos un capricho?

  • Poner límites estrictos en la ingesta de los alimentos más deseados puede ser contraproducente, aunque no es una pauta de conducta igual para todas las personas que hacen dieta. La clave está en diferenciar entre privación total y moderación en el consumo.

4- ¿Nos podemos relajar si comprobamos que hemos perdido peso?

  • Nos podemos relajar puntualmente ante determinados acontecimientos. El mantenimiento del peso saludable debe ser un estilo de vida y es por ello que debemos pensar en un enfoque a largo plazo. Por eso, lo más importante es ir manteniendo los hábitos saludables adquiridos la mayor parte del tiempo con el objeto de evitar el incremento de peso.

 

Piensa bien para vivir mejor.

  1. Hacer cinco comidas al día
  2. Respetar las horas de sueño
  3. Ni prohibir alimentos.
  4. Realizar ejercicio físico
  5. Incorporar actividad a la vida diaria

 

¡Nos leemos la semana que viene [email protected]!

Antonio Martínez – Asesor Deportivo

 

Have your say